domingo, 31 de agosto de 2014

Tarta castillo

La reina de la casa ya tiene 6 años, y para su cumpleaños no se le ocurrió otra cosa que pedir que el pastel fuera un castillo de caballeros, no de princesas, sino de caballeros, ella tan femenina como siempre.



Lo que complicaba más las cosas es que la fiesta se iba a celebrar en Vinaroz, a 200 km de casa, y que el horno de allí es un desastre, por lo que opté por preparar el bizcocho en casa y congelarlo al llegar allí, donde se estaría dos semanas congelado hasta el día de la fiesta. Por suerte el bizcocho genovés queda bien al descongelarlo.

Busqué por muchos blogs cogiendo ideas, y compré muuuuchas cosas sin tener claro cuáles usaría, al final fui improvisando y, sinceramente, estoy muy contenta con el resultado.

Ingredientes
Un bizcocho genovés rectangular de 8 huevos
Un bizcocho genovés rectangular de 4 huevos
100 gr. azúcar
100 ml. agua
Mermelada de fresa
300 gr. chocolate postres
300 ml. nata
150 gr. mantequilla
Mini Kit Kat (para las almenas, los venden en las tiendas de caramelos a granel)
Cucuruchos para helado
Galletas tipo Filipinos (yo he puesto 8 por cada torre)
Fideos de color verde
Caramelos con forma de flores, piedras, etc...
Pajitas para beber (2 ó 3 por torre)
2 galletas rectangulares
Rotulador negro comestible
2 galletas Mikado

Elaboración
Preparar los dos bizcochos el día antes.

Cortarlos por la mitad para poderlos rellenar. Al bizcocho grande cortarle un poco las esquinas para poder colocar las torres más adelante.

Preparar el almíbar hirviendo el azúcar con el agua durante 5 minutos. Pincelar el bizcocho por las capas interiores con el almíbar.

Rellenar con la mermelada.

Preparar la cobertura de chocolate: Hervir la nata, retirar del fuego y añadir el chocolate troceado y la mantequilla para que se fundan con el calor. Remover hasta que quede uniforme.

Bañar los dos bizcochos con la cobertura y dejarlos reposar hasta que esté medio solidificada.

Colocar el bizcocho pequeño sobre el otro intentando que quede centrado y sin estropear demasiado la cobertura de ninguno de los dos (esto es lo más difícil).

Colocar los mini Kit Kat para formar las almenas.

Para montar las torres, ensartar los Filipinos en las pajitas, hay que poner todas las pajitas que quepan en el agujero de las galletas para que no bailen, a mi me entraban dos pajitas. De esta forma las pajitas mantendrán los Filipinos apilados sin que se caigan. Otra forma es enganchar los Filipinos entre ellos pintándolos con chocolate fundido, pero a mí no me gusta ese sistema porque cuestan más de separar después para comerlos.

Hay que aprovechar que la cobertura no está solida del todo para enganchar las torres en las esquinas del bizcocho grande (antes las habíamos recortado un poco para poder poner las torres).

Colocar los cucuruchos para helado sobre las torres, las pajitas ayudarán a mantenerlos en su sitio, hay que cortarlas un poco si son demasiado largas. Si el pastel va a estar un rato en la nevera antes de servirlo, no poner los cucuruchos hasta el último momento para que no se reblandezcan.

Pintar una cuadrícula en una galleta rectangular simulando la reja de la puerta de entrada. Engancharla antes de que se endurezca la cobertura. La otra galleta ponerla tumbada delante como si fuera el puente levadizo. Colocar los Mikados simulando las cadenas del puente..

Decorar los alrededores de la tarta con los fideos verdes, las piedras y las flores.


miércoles, 27 de agosto de 2014

Dorada marinada

Aprovechando las tardes de playa en el Delta de l'Ebre, hemos estado pescando, y el premio a las horas de paciencia han sido un par de doradas preciosas, pequeñas pero preciosas.


La receta la hemos encontrado en Cocina y aficiones.

Ingredientes
4 doradas de ración
aceite de oliva virgen suave

Marinada clásica: 
1 cc de perejil
1 vasos de chupito de  aceite de oliva virgen
1 cc  de orégano seco
1 cc de  ralladura de limón
1 tomate rojo rallado grueso
sal
pimienta
1 vaso de agua mineral.

Elaboración
Limpiar el pescado y abrirlo como para hacer a la espalda.

Preparar la marinada el día anterior mezclando todos los ingredientes en un bote con tapa hermética y agitándolo bien.

Extender el pescado en una fuente y cubrirlo con la marinada, tapar con film y guardar en la nevera un mínimo de 12 horas.


Calentar la plancha con un poco de aceite y cocinar el pescado primero por el lado de la piel.